Blog

¡No te pierdas lo último!
LA CHICA DEL MÓVIL

LA CHICA DEL MÓVIL

30.10.2017.

 

El otro día iba caminando por Gran Vía (una de las calles más grandes y concurridas del centro de Madrid), cuando presencié una escena graciosa, que me hizo pensar bastante.

 

La situación

 

Una chica muy joven iba con la cabeza gacha, mirando absorta su móvil mientras caminaba.

 

La calle estaba atiborrada de gente, pero ella no levantaba la vista de la pantalla.

 

 

Se notaba que iba totalmente concentrada en su conversación de whatsapp (que a juzgar por su cara, no debía ser demasiado agradable, …)

 

De pronto, se chocó fuertemente contra alguien que venía en dirección contraria.

 

mujer movil pasado

 

Ella levantó la mirada muy sorprendida por el golpe, y giró su cabeza mientras continuaba andando, a la vez que insultaba a su “agresor”.

 

Para cuando quiso volver la cabeza al frente, ya era demasiado tarde.

 

Venían otros tres transeúntes despistados, hablando entre ellos, contra los cuales se empotró nuevamente.

 

Entonces el proceso se repitió por tercera vez.

 

Ella giró la cabeza para insultarles mientras andaba. Y al volver la vista al frente, se chocó contra otro señor mayor, al cual casi tira al suelo…

 

¡¡Y todo esto en cuestión de segundos!!

 

 

Mis observaciones

 

 

Esta pequeña anécdota me hizo pensar en la importancia de la RESILIENCIA.

 

Es decir, la capacidad que tenemos las personas para sobreponernos y adaptarnos a los “golpes” emocionales. A las situaciones adversas de la vida.

 

resiliencia planta pasado

 

No es sólo la capacidad de “sobrevivir”, sino también la habilidad de extraer las lecciones positivas que tienen, y salir fortalecido tras esos periodos.

 

Como bien demostró aquella chica, no se puede caminar recto mientras se mira para atrás.

 

Para sobreponerse al pasado, primero hay que “soltarlo”.

 

Después, hemos de mantener la vista hacia delante, centrándonos en el presente. Mirando con esperanza hacia el futuro.

 

 

Aprendizajes

 

En esta metáfora, vemos la importancia de reaccionar pronto a las cosas que nos suceden.

 

Si nos quedamos demasiado tiempo empecinados con lo que nos sucedió, analizando la situación, buscando culpables, quejándonos de todo, victimizándonos y sintiéndonos unos desgraciados, sólo pueden pasar varias cosas:

 

  • Que no aprendamos nada.
  • Parálisis del análisis” (dejar de actuar por un exceso de reflexión)
  • Que nos quedemos atrapados en el pasado, sin avanzar, ni mejorar.
  • Que nos hagamos “mala sangre” y acabemos sumidos en un bucle de negatividad.
  • Que nos vuelva a suceder lo mismo una y otra vez.
  • Que cada vez nos sintamos más angustiados, tristes, preocupados e impotentes.

 

pasado resiliencia reloj

 

¡Cuántas cosas nos perdemos por no “mirar” hacia delante!

 

Por no estar PRESENTES en el presente.

 

¡Cuántas veces tropezamos con la misma piedra por no estar atentos y quedarnos “pillados” recordando lo que nos afectó en el pasado!

 

Recuerda: Tu vida es AQUÍ y AHORA.

 

 

Author:

Mi pasión es ayudarte a mejorar tu relación contigo mismo y con los demás, aumentando tu confianza y tu autoestima, para que puedas vivir de forma tranquila y logres la paz interior que tanto deseas.