Blog

¡No te pierdas lo último!
Limpieza Mental (1)

Limpieza Mental (1)

27.12.2016.

.


.

¿Quieres escuchar a la vez este artículo? ¡Pues dale al play! 🙂

.


.

¡Se nos acaba 2016!

Está a punto de comenzar una nueva etapa, y es momento de pensar qué nos llevamos, qué hemos aprendido y qué dejamos atrás.

Durante las vacaciones de Navidad, no sólo nos divertimos, desconectamos y descansamos.

También solemos recapitular y hacer balance de nuestros asuntos personales y laborales. De todo lo que tenemos por hacer y de cómo lo estábamos haciendo hasta ahora. Además ideamos nuevos plannings, nos ponemos nuevas metas (el típico “este año me apunto al gimnasio”). Hoy te animo a hacer lo mismo con el resto de aspectos de tu vida.

 

Limpia tu habitación mentalDe vez en cuando hacemos limpieza total en casa.

Nos deshacemos de las cosas que ya no usamos o necesitamos.

Limpiamos a fondo cada rincón.

Le damos un nuevo orden a algunos objetos (los que se libraron de la criba).

 

¿Entonces, por qué no hacer también un poco de limpieza mental y emocional?

Te propongo revisar los aspectos fundamentales de tu vida. Las personas que forman parte de ella. Los asuntos que requieren tu energía mental y vital. Y los que no la requieren necesariamente, pero te la están robando.

¡Es hora de hacer limpieza en tu mente y en tu corazón!

Imagina que entras en una habitación, y enciendes la luz. Ves a tu alrededor que hay un montón de archivadores con papeles. Hay cajas y objetos sueltos.

Todo ello representa tus asuntos y las personas que forman parte de tu vida.

Para hacer la criba y re-colocación, te animo a que hagas este ejercicio.

Como esta tu habitación mental

Tómate un rato para estar solo y conectar contigo mismo.

Apaga el móvil y evita tener distracciones.

Si puedes, túmbate relajadamente a oscuras, o con luz tenue.

Visualiza claramente esa “habitación” mental.

Puedes escribir después todas tus conclusiones si lo deseas.

Identifica esos asuntos y personas concretas.

 

Y ahora piensa, sobre cada uno de ellos:

 

  • ¿Cómo está mi “habitación”?
  • ¿Qué sensación me produce?
  • ¿Está limpia?
  • ¿Considero que está ordenada?
  • ¿Está como a mí me gustaría que estuviese?
  • ¿Veo cosas por en medio, amontonadas?
  • ¿Cómo está el suelo? ¿Y las estanterías?
    ¿Está todo en su sitio?
  • ¿Respeta una jerarquía, un orden de importancia?
  • ¿Es justo que “eso” esté ocupando un puesto tan importante en mi mente?
  • ¿Desde hace cuánto tiempo está “eso” ahí?
  • ¿Siento que sobran asuntos¿ ¿Y personas?
  • ¿Creo que están exactamente donde les corresponde?
  • ¿Qué prioridad les estoy dando en mi vida?

 

Y es que, a menudo, nos llenamos la mente con temas que nos hacen daño innecesariamente. Nos preocupan más de la cuenta y nos obsesionamos dándoles vueltas, sin conseguir nada productivo. Sólo sufrimiento, frustración y a veces hasta enfado…

¡Hasta hoy el post de hoy! No te pierdas aquí la continuación de este artículo, para hacer el ejercicio completo 🙂

 

Author:

Scroll Up