Blog

¡No te pierdas lo último!
No sé qué te pasa, que no eres tú…

No sé qué te pasa, que no eres tú…

05.02.2017.

.


.

Si te da perecilla leer, o prefieres escuchar a la vez este artículo ¡dale al play! 🙂

.


.

¿Alguna vez te ha dicho alguien eso de “No sé qué te pasa últimamente“, “No estás como siempre“, “Estás raro/a, no eres tú”?

Es bastante probable que tus amigos, familiares y compañeros de trabajo se extrañen por notarte apagado/a. Puede que se preocupen al verte algo triste, apático o angustiado desde hace un tiempo .

Aquí pasan dos cosas fundamentalmente:

  1. Te quieren, se preocupan por ti y no quieren que sufras.
  2. Por lo general, la sociedad rechaza las emociones incómodas. No gusta la tristeza ni la apatía. Les hace sentir incómodos.

Muchas personas no saben reaccionar ante estas emociones. Se bloquean, se paralizan. No saben qué hacer ni decir para hacerte sentir mejor.

 

Permítete estar triste

 

A algunos incluso les resulta un coñazo estar con gente triste. Porque estás en plan negativo. No te ríes como antes. No les sigues el ritmo de fiesta. Ni te apetece tener conversaciones vanales sobre cualquier chorrada. Así que se escudan en el “no estás como siempre“. Así el problema lo tienes tú, que has cambiado. ¡Como si no tuvieras derecho a ello!

De hecho… ¿Realmente es que has cambiado? ¿O es que les estás mostrando una cara nueva? Una faceta a la que no están acostumbrados. Una sombra tuya que no habían visto antes. Que no tiene tanto ji-ji-ja-ja, ni tantas sonrisas. Que necesita estar más tiempo a solas y en silencio.

Recuerda que ese-de-ahora también eres tú.

Tienes todo el derecho del mundo a estar triste. A no estar tan activo/a, ni tan risueño/a. Tienes derecho a querer quedarte en casa si te apetece y descansar.

Estás en tu derecho a estar de bajón durante una temporada y a no mostrarte alegre, divertido, tranquilo (o como seas habitualmente).

Tienes derecho a expresar tus emociones. A llorar, a mostrarte vulnerable y quebrarte si es lo que necesitas.

Todo ello, siempre que no hagas daño a nadie, claro.

¡No somos personajes de telenovela venezolana!

Aquí no hay malos malísimos, buenos buenísimos ni alegres alegrísimos. Todos somos seres humanos. Con matices, con nuestros claros y nuestros oscuros. Con nuestra parte de luz (que procuramos mostrar a todas horas) y de sombra (que a veces ni nuestros íntimos conocen). Y tenemos derecho a conectar con la faceta que necesitemos en cada momento.

Aunque por otro lado…

También hay algo de alivio en esas palabras. Porque cuando te dicen “estás raro”, significa que por lo general te suelen percibir más alegre. O más jovial o desenfadado/a. De modo que, si ahora no estás así, eres totalmente capaz de recuperar ese estado y volver a estar bien.

Pero, si te vuelven a decir eso, recuerda: Tienes derecho a estar triste cuanto tiempo necesites. Y no por eso dejas de ser tú. No te aliena ni te abduce nadie. No te conviertes en ningún personaje distinto.

 

No bloquees la tristeza

 

Si los demás se sienten incómodos con esa nueva cara tuya que están viendo, es problema de ellos.

El tuyo es enfrentarte a esta situación. Encarar tus sentimientos y empezar a gestionar el problema,  para salir del pozo (si es lo que quieres).

Pero por favor, no lo rechaces. No bloquees tu tristeza ni niegues tus sentimientos sólo por no hacer sentir mal a los demás. Por no preocuparles o por complacerles.

No te niegues a ti mismo ese período de necesaria oscuridad. ¡Que en el fondo está ahí para enseñarte cosas importantes! Si te apresuras a salir del hoyo sin extraer el aprendizaje que tiene para ti…. Créeme, es bastante probable que dentro de un tiempo, vuelvas otra vez a estar en el mismo punto (o incluso más abajo).

 

No eres lo que logras, eres lo que superas

Así que…

Si alguien te vuelve a decir “no sé qué te pasa, no eres tú” (mientras, o tras haber pasado una mala racha), recuerda: Lo que están tratando de decirte en verdad es “Estoy preocupado por ti. No quiero que sufras. No estoy acostumbrado a ver esta cara tuya. Generalmente no te muestras así. Así que estoy un poco descolocado/a(que también tienen derecho los demás a reaccionar ante los cambios, claro que sí)

Así que te animo a transformar esas palabras dentro de ti. A recordar que si te han visto bien antes, podrás volver a estarlo. Y te animo a no presionarte ni sentirte mal por sentirte mal. ¡Que ya bastante tienes con lo que tienes!

Mucho ánimo, te mando un abrazo enorme y espero que este periodo complicado te haga más sabio/a y más fuerte aún de lo que ya eres.

Author:

Scroll Up