Ana, 32 años. Profesora

[Ana fue clienta de Coaching, presencialmente en Madrid]

 

Conocí a Ainoa a través de una amiga que acababa de terminar su proceso de Coaching y me hablo maravillas de ella. Y de lo bien que se encontraba ella misma después de realizarlo. Así que por fin me decidí a pedir ayuda.

Estaba en un momento de inflexión en mi vida. A nivel profesional porque iba a desarrollar un puesto de mayor responsabilidad. Y a nivel sentimental porque me sentía muy estancada.

En ambos aspectos siempre me ha costado mucho tomar decisiones. Y creo que eso estaba empezando a entorpecer mi vida. Ya que el miedo a cometer errores me paralizaba.

Al principio era un poco escéptica. Pero poco a poco y a través de cada sesión he ido aprendiendo muchas cosas sobre mi misma que no sabia. Patrones que he ido repitiendo a lo largo de mi vida que tengo que cambiar. Y a demandar aquello que necesito sin sentirme culpable por ello.

Sé que aun me queda mucho que trabajar, pero me siento confiada y capaz de hacerlo. Hay que empezar este proceso con una mente abierta. Y sabiendo que puede que uno descubra aspectos de si mismo o de su vida que no le gustan y debe mejorar.

El Coaching remueve muchos sentimientos. Y a veces lo mas difícil es ser sincero con uno mismo, pero la recompensa bien lo merece.

Ainoa hace que todos estos momentos sean mucho mas llevaderos. Siempre con una sonrisa, con una palabra amable o simplemente escuchándote. No te juzga y sientes que puedes contarle cualquier cosa.

Así que si me preguntaran si lo recomiendo, la respuesta seria un rotundo SI!!