Blog

¡No te pierdas lo último!
¿Eres un superheroe?

¿Eres un superheroe?

¡Hola!

Hoy me he enterado de una triste noticia y me ha inspirado para escribir este post que lees ahora mismo.

Y es que por lo visto ha muerto Stan Lee, el escritor y editor de cómics estadounidense, uno de los más importantes de Marvel.

Fue el creador de personajes tan emblemáticos como Spiderman, Hulk, Ironman, Los 4 Fantásticos, Thor, o X-Men.

Y bueno, no es que yo sea especialmente fan de su obra, pero me ha encantado un trozo de entrevista que le hicieron (y que he escuchado antes en las noticias).

 

Luchó por lo que creía

 

El caso es que Stan contaba que, cuando empezó a trabajar en Marvel, allá por los años 40, tenía unas ideas bastante revolucionarias, que al principio no convencían nada a la editorial.

Lo que se llevaba por aquel entonces era presentar a los superheroes como seres casi de otro planeta.

Perfectos, fuertes, correctos, invencibles, impecables.

Y sin embargo, Stan Lee creó a Spiderman. Un adolescente cualquiera, que tiene un accidente (es picado por una araña) gracias al cual consigue sacar una gran destreza y ayudar a los demás. Pero que, en el fondo, no deja de ser un chaval con un montón de problemas, como cualquier otro mortal.

Claro, cuando contó su idea de enfocar los personajes desde esta perspectiva humana y vulnerable, casi se les saltan los pelos de la cabeza a los de Marvel. ¿¡PICADO POR UNA ARAÑA!? ¡¡A nadie le gustan las arañas!! ¿¡Y cómo le vas a presentar tan vulnerable, tan convencional, tan humano!?

En fin, el caso es que ya sabes cómo terminó la historia…

Stan peleó por su idea, y al final todos se forraron 🙂

 

Muy héroes, muy humanos

 

Pero lo importante aquí no es sólo la actitud de este hombre (que también, porque gracias a su tesón, a creer en si mismo y en su trabajo, logró inspirar a tantas generaciones). Sino sobre todo, la metáfora del superheroe.

Porque yo, al igual que Stan, creo que los verdaderos héroes están aquí, entre nosotros.

Es la madre que hace malabarismos para llegar a todas partes, cuidando a su familia, siendo buena trabajadora, buena esposa, buena todo sin morir en el intento.

También el conductor de autobús que te da los buenos días con una sonrisa en la boca y te lleva a tu destino sin incidencias, a pesar de los problemas personales que tenga.

Es la amiga (o amigo) que te escucha con cariño y paciencia, dejando de lado las miles de cosas que tendría que hacer.

Eres tú cuando te tratas con amor y comprensión a pesar de haberte equivocado; cuando te levantas por la mañana venciendo ese enorme cansancio; cuando das una buena contestación a pesar de que mueres de ganas de mandar a tomar por &%”#@ a esa persona que te saca de tus casillas.

Todos somos fuertes en algún aspecto. Y a la vez humanos.

 

No eres lo que logras, eres lo que superas

 

Superwoman

Pero hay una “raza” especial de personas, a las que les dediqué hace tiempo un par de artículos (lo enfoqué a las mujeres, pero también hay muchos hombres que encajan en este personaje).

Te lo dejo por aquí, por si te lo perdiste o quieres releerlo.

 

 

Espero que sepas reconocer el héroe que hay en ti, y que lo saques más a menudo a relucir, aunque no vayas volando por la ciudad ni dobles vigas de acero. Tu fortaleza es mucho más útil.

¡Cuídate mucho!

Un abrazo fuerte,

Ainoa

Author:

Mi pasión es ayudarte a mejorar tu relación contigo mismo y con los demás, aumentando tu confianza y tu autoestima, para que puedas vivir de forma tranquila y logres la paz interior que tanto deseas.