Rompe tus límites represores

cuerda-corazon-amor-relacion

Un pequeño cuento

Había una vez un feriante que compró un elefantito bebé para su circo.

“Mejor que sea así de pequeñito, así será más fácil de amaestrar” – pensó.

Se lo llevó en su camioneta y al llegar al circo clavó una estaca en el suelo, donde enganchó una cuerda, y ató el otro extremo a una de sus patas traseras.

El pequeñin, todavía asustado, se puso en pie y trató de salir corriendo. La cuerda se tensó y acabó cayendo de trompa