Blog

¡No te pierdas lo último!
Más consejos para que las críticas no te afecten tanto

Más consejos para que las críticas no te afecten tanto

09.07.2017.

[Este post es una continuación del artículo colaborativo que escribí en el blog de Carmen]

 

¡Aaaay las críticas! Qué daño pueden hacernos a veces… Y eso que, si lo piensas, en el fondo sólo son palabras. Opiniones personales. Diferentes formas de ver la realidad. ¡Pero cómo pueden desestabilizarnos a veces!, ¿verdad? Sobre todo si vienen de alguien a quien apreciamos, si es sobre algún tema con el que no nos sentimos seguros. En un momento que estemos sensibles. O si nos lo dicen de malos modos, delante de otras personas. O sin tener en cuenta nuestros sentimientos.

 

peligro daño

 

Como vimos en el otro artículo, para evitar que las críticas acaben contigo, es importante que pases un filtro a esa información. Antes de creerte a pies juntillas todo lo que dicen de ti, para un momento y hazte las preguntas que te conté en el otro artículo. Así será más fácil que tomes la parte de información que te puede ser útil y dejes de lado la parte dañina (si la hay).

 

Una vez hayas hecho esto, estamos listos para pasar a la segunda parte, que es la más interna y transformadora del asunto. Veamos entonces otros 10 consejos más, a tener en cuenta:

 

7. Proyección

 

Como dice el refrán lo que Juan dice de Pedro, habla más de Juan, que de Pedro”. Es decir, cuando criticamos algo, estamos dando más información sobre nuestra propia forma de ver el mundo (nuestras carencias, miedos, deseos, necesidades, inseguridades, etc.) Que de lo que haga o deje de hacer la otra persona. Cuando juzgamos, estamos proyectando en el otro nuestro propio interior.

¡Así que los haters se delatan solos! Si son capaces de hablar así de despectivamente a otro ser humano, imagina cómo se sentirán por dentro consigo mismos…

 

8. Empatiza

 

Algo que puede traerte muchísima paz, es conectar con la empatía y la comprensión. En lugar de enfadarte y arremeter contra quien te ha criticado, intenta ponerte en el lugar de la persona. Trata de comprender qué le ha podido llevar a reaccionar así contra ti. Nunca sabemos las batallas internas que libramos cada persona. El dolor interno y las inseguridades que tiene cada uno.

 triste crítica

Hay una frase que me encanta: “si te he hecho daño, es porque he metido el dedo en una herida que ya tenías”. Muchas veces, sin querer ni ser conscientes, herimos a los demás, les tocamos la fibra sensible. Así que te animo a que hagas el esfuerzo de comprender más y juzgar menos.

¡Ojo! No se trata de resignarte y aceptar que te insulten o te traten mal, ¡no me malinterpretes! Estoy hablando de una actitud interna, un esfuerzo personal que te ayudará a rebajar tu enfado y frustración. Aunque luego “por fuera” marques límites y actúes.

Y sí, tienes razón, no es nada fácil hacer esto. De hecho, requiere mucho trabajo interno y madurez emocional, ¡pero con práctica se consigue, te lo aseguro! Y entonces, casi mágicamente, dejas de odiar a los demás 🙂

9. Concreta

 

Si puedes, pídele a la persona que te ha criticado que especifique lo máximo posible. No es lo mismo que te digan “eres un desastre”, a que te digan “me molesta que dejes los zapatos tirados en la entrada”.

 

Cuanto más concreta sea la información, mejor podrás manejarla. Y en su caso, enfocarte en cambiar ese comportamiento. Además podrás quitarte la etiqueta (“desastre”). Y darte cuenta de que, lo que le ha molestado es el resultado (desorden, zapatos everywhere). Pero que no te está rechazando a ti directamente.

 

10. Tu crítico interno

 

¡Eso mismo deberás hacerlo también internamente! No te digas “soy un inútil”, no valgo para nada”. En todo caso dite “hoy estoy patoso, se me han caído dos vasos” o “me cuesta hacer esta tarea”.

 

Ten muchísimo cuidado con cómo te hablas. Trata de ser lo más objetivo, descriptivo y justo contigo mismo. ¡Mantén vigilado a tu crítico interno! Nosotros mismos solemos ser nuestros peores enemigos. Nos damos tanta caña por dentro, que basta que nos digan la más mínima cosa desde fuera, para que nuestro vaso rebose totalmente.

 

11. No personalices

 

En relación con los dos puntos anteriores, hay algo que te recomiendo siempre. Y es que te separes del resultado de tus acciones y no personalices las críticas.

 

Trae la situación al aquí y ahora y date cuenta de que los hechos aislado no te definen.Y, aunque tengas tendencia a ser un poco desordenado, tienes la capacidad de cambiar. ¡Confía en ti y trabájatelo!

 

12. No bloquees

 

Trata de no bloquear las críticas. Escucha y acepta la información. Sin bloquearla, sin defenderte ni justificar tu comportamiento. Al menos de primeras.

 

no bloquees las críticas

 

Porque de lo contrario, estarás poniendo una barrera y no dejas que cale la información en ti.  Esto en parte está bien, porque te protege de algún modo. Pero por otro lado, te separan de la humildad, del aprendizaje y de la mejora.

 

Además, puede que te centres más en defenderte (o incluso atacar a la otra persona) que en hacer una lectura madura de ese posible error tuyo. ¡Así que estarás quedándote anclado en el victimismo, y desperdiciando una gran oportunidad de desarrollo personal!

 

13. Tus emociones

 

Gestiona tus emociones y tus reacciones. Cada confrontación es una buena ocasión para crecer y mejorar, por muy incómodo que sea. Pregúntate “¿qué puedo aprender de esta situación?”. No sólo de la información concreta que te han transmitido, sino también de cómo tú has reaccionado ante ella.

 

¿Crees que la crítica que te han trasladado es algo verdadero, bueno para ti, y necesario? Entonces te animo a que la interiorices y saques la lección que tiene para ti. ¡Así habrá servido para algo!

 

14. Tu reacción

 

¡Vigila tu genio, tu pronto! A veces reaccionamos instintivamente, y eso nos puede traer consecuencias indeseadas.

 

Tómate un rato, evita la acción-reacción. Espera un poco (10 minutos, media hora, un día, una semana… ¡lo que necesites!) No contestes a las críticas hasta que estés totalmente tranquilo y seas dueño de tus palabras. Cuando seas capaz de decir lo que quieres, sin dejarte llevar por tus emociones. Y ya entonces actúa, si lo consideras necesario.

 

Ante todo, educación y saber estar (aunque por dentro te acuerdes de toda su familia).

 

15. ¿Vale la pena?

 

¡Tampoco hace falta hacer algo siempre! Acepta que hay gente estúpida por el mundo. Y que no van a dejar de serlo, por mucho que tú te esfuerces.

 

En ocasiones nos metemos en luchas absurdas, que no llevan a ningún lado y sólo sirven para drenar nuestra energía y acabar con nuestra paciencia.

 

¡Hay veces que lo más inteligente es dejarlo pasar, y no hacer nada al respecto!

 

 

Por ejemplo, en el mundo online hay mucho hater que sólo busca desestabilizar y dañar a los demás. Y por si fuera poco, encima suelen producir efecto llamada y atraen a otros críticos despiadados. Así que, cuanto menos bombo le des a la persona, más fácil es que su comentario hiriente acabe perdido en las profundidades de Internet, mezclado con el resto de comentarios.

 

Sin embargo, si te enzarzas en una discusión con esa persona, estarás avivando el fuego. Empezarán a volar los retweets y se enterará todo el mundo de lo que está pasando. ¡Con lo que encima, tendrás que gestionar esa nueva situación y las emociones que te produce!

 

Además, puede que esto afecte a tu imagen personal y repercuta negativamente en cómo te ven los demás (o los clientes, si eres emprendedor o community manager).

 

16. Tu autoestima

 

Si las críticas te afectan demasiado, dañan tu auto-imagen y confianza. Te paralizan a la hora de hacer las cosas que sabes que son positivas. Si estás siempre pendiente de los posibles ataques de los demás. Entonces es muy probable que tengas un problema de falta de autoestima y seguridad personal.

 

¡Así que te animo a que seas valiente, pidas ayuda y te pongas ya en marcha para solucionarlo cuanto antes!

 


 

¡Gracias por haber leído mi artículo! Espero que te haya servido para relativizar y hacerte un poco más fuerte.

Te agradezco que lo compartas en tus redes sociales. Recuerda que puedes dejar abajo tus comentarios, dudas o sugerencias.

Un abrazo y que tengas muy buen día!

Ainoa

Author:

Mi pasión es ayudarte a mejorar tu relación contigo mismo y con los demás, aumentando tu confianza y tu autoestima, para que puedas vivir de forma tranquila y logres la paz interior que tanto deseas.

Colaboraciones - Ai hop! on julio 24, 2017 AT 04 pm

[…] ¿Te hacen daño las opiniones ajenas? ¿Te gustaría dejar de sufrir innecesariamente? Puedes leer al artículo que escribí en la preciosa web de Carmen, y después continuar con la segunda parte del post, aquí en mi blog […]