Tu botiquín S.O.S. de autoayuda (ejercicio práctico)

mujer espalda alegre feliz campo excursion aventura

¿Conoces tu “Botiquín SOS“?

Sería bueno que lo tengas identificado, sobre todo para tirar de él en los momentos complicados.

Es muy fácil:

Consiste en escribir las acciones cotidianas, pequeños gestos y actividades que te traen bienestar y paz interna de forma inmediata.

Formas sencillas de levantarte el ánimo y hacerte un poquito más feliz.

No se trata de una lista genérica de acciones, sino de lo que has ido observando y comprobando que te funciona a ti.

Escribe todas las que se te vengan a la mente y si puedes, obsérvate durante esta semana para registrar más ideas.

Puede ser por ejemplo: 1) pasear mientras escuchas tu música favorita, leer un libro de misterio, acariciar y jugar con tu mascota, ver una serie de comedia, comer un poco de chocolate,…

Y 2) hacer yoga, coser, cocinar, pintar, dibujar, cantar, tocar un instrumento, hacer manualidades,…

Si te fijas, el primer grupo son actividades “pasivas”  y con las del segundo produces un resultado que sale de ti. Puedes verlo, sentirlo.

juzgarlo.

He ahí el mayor problema.

Que solemos juzgarlo (juzgarnos) duramente.

Y eso provoca que se transforme lo que sientes hacia estas actividades. Que pasen de ser un posible hobbie placentero, a una nueva fuente de estrés y frustración.

libros-sofa

 

Por eso a veces prefieres quedarte atrapado en el sofá todo el finde consumiendo ocio, o “huir” con tus amigos a divertirte despreocupadamente, dejando de lado tu creatividad y tus aficiones proactivas.

Y es una auténtica pena que, por un mal enfoque del asunto, acabes dejando de lado algo que tan bien te podría hacer.

Sí, es simplemente un mal enfoque.

Porque te centras tanto en el resultado, que te olvidas del proceso.

Abres el cuaderno en blanco y antes de empezar a deslizar el lápiz, ya está tu Juez Interno anticipando que el dibujo será una chapuza.

Y así claro, te llenas de inseguridades y bloqueos.

Por eso te animo a que a partir de ahora cambies tu foco de atención y te centres en el camino, en disfrutar, en sentir la experiencia con todos tus sentidos.

Observa el trazo que deja la mina, cómo va oscureciendo la hoja. Escucha el sonido que hace al deslizarse. Siente el tacto del papel en tus dedos. Pon música agradable mientras dibujas, enciende un incienso que te guste, pon luz tenue, crea un momento hygge que te llene de calma y confort. Hazlo como un ritual de reconexión con el mundo que te rodea.

 

lapices-color-dibujo

 

Céntrate en hacer tu afición de forma libre, como los niños. Con una actitud de experimentación y juego.

Y sobre todo, permitiéndote el proceso del aprendizaje.

Sabiendo que “nadie nace sabiendo” y que “la práctica hace al maestro“. Y ahí es donde está lo divertido. En observar cómo vas evolucionando y superándote.

En este artículo te cuento más de 100 ideas de hobbies para que puedas ampliar tus horizontes.

Algunos será complicado hacerlos por la pandemia, pero puedes aprender técnicas, hacerte un curso online o ver video-tutoriales de youtube sobre el tema en cuestión.

Si se te ocurren más ideas, cuéntame y amplío el articulo 🙂


 

EDITADO:

Recibí un mensaje de una seguidora que me comentaba que no comprendía por qué había situado “ir a pasear” como algo pasivo, cuando la decisión de salir a caminar es algo que debemos tomar de forma proactiva, y además hacerlo cuesta un esfuerzo (vestirte, enfrentarte al frío, al cansancio, etc.)

Esta fue mi contestación:

 

Efectivamente pasear puede costar y dar bastante pereza (sobre todo los días que hace mal tiempo o estamos bajitos de energía). ¡A mí me pasa igual!

En verdad todo conlleva cierto esfuerzo, atención y elección, incluso lo que pueda parecer menos activo físicamente.

Pero a lo que me refiero en el email es a los hobbies con los que obtenemos un producto, un resultado medible.

Cuando dibujas, puedes juzgar tu obra. Cuando cantas, puedes valorar si has afinado más o menos. Cuando cocinas, te queda más o menos rico.

Claro que las otras acciones las podemos valorar también, pero no es tan habitual. Paseas y ya. Ves una peli y ya.

¡Pero eso no significa que no cueste esfuerzo, por supuesto!

De hecho, creo que siempre debemos valorar nuestros intentos, incluso aunque caminemos menos rato de lo que nos habíamos propuesto, o aunque quitemos la serie a mitad de capítulo porque no estemos concentradas.

Lo importante es que lo hemos intentado y que quisimos darnos un ratito de auto-amor y descanso reparador.

Ese es mi punto de vista 🙂