Sería más fácil ser un egoísta…

enfado-pareja-mujer

Vivir conforme a tus valores puede ser un auténtico c*ñazo…

Te toca separar los envases y llevarlos a cada contenedor de reciclaje, pensar dos veces antes de juzgar a alguien, hacer un esfuerzo por morderte la lengua cuando algo te sienta mal, o devolver esa cartera que has visto cómo se le caía del bolso a la que va caminando delante tuyo por la calle (si tus valores son el cuidado del medio ambiente, la tolerancia, el respeto y la honradez, por ejemplo).

Sería mucho más fácil tirar la basura de cualquier modo, soltarle la primera burrada que te ha venido a la mente cuando te han ofendido, o quedarte con los 50€ que había en la cartera. Así, sin tener que hacer ni medio esfuerzo. A lo salvaje, tal cual te salga del instinto animal.

Pero ser coherente con tus valores -aunque a veces sea el camino largo- te lleva a donde quieres estar. Y te ayuda a dormir cada noche como un angelito.

Conocer y honrar tus valores te hace estar satisfecho contigo mismo, te ayuda a tomar decisiones más fácilmente. Y favorece que tengas buenas relaciones con quienes te rodean.

Sobre todo si tus pilares fundamentales son de los que incluyen a los demás.

Generosidad, cariño, protección, civismo, solidaridad, comprensión, perdón, …

 

valores ayuda generosidad

 

Además, cuando tienes valores firmes no puedes evitar actuar así.

Te sale solo.

Esto me recuerda a un día que iba paseando con una amiga por El Retiro (el parque más grande de Madrid) mientras me contaba una cosa desagradable que le había pasado:

“Estoy hasta las narices de ser tan buenecita, que luego todo el mundo es súper egoísta y yo parezco tonta… ¡A partir de ahora voy a ser una c*brona! ¡No me pienso preocupar por nadie más!”

No había terminado la frase cuando pasó un grupo de chicas patinando a toda velocidad. Y justo una de ellas se tropezó con una rama que había en el suelo, cayendo de rodillas con un grito ahogado detrás nuestro.

Tendrías que ver el ataque de risa que me entró cuando me di cuenta de la velocidad de reacción de mi amiga para socorrerla. No se había caído y ya estaba Cris girándose con la mano tendida.

“¡Uuuuh siii, qué malota eres eeeh!” 😜

 

ayuda valores buena persona

 

Y es que, cuando va en tu naturaleza, no puedes negar lo que eres.

Ni deberías (en este caso).

¿Que a veces requiere más esfuerzo ser bueno? Seguramente sí.

¿Que hay gente que no te respetará y tratará de aprovecharse? Alguno habrá, sin duda.

¿Que a menudo te enfadas con el mundo por ser egoísta y no compartir tus valores? Es parte del precio a pagar por ser idealista y autoexigente 🙂

Y oye, eso se puede trabajar (al menos para que no te haga daño).

Ser perfeccionista en su punto exacto, encargándote de lo que está en tu mano y aceptando que el resto de la población hace lo mejor que puede, con lo que sabe y tiene en este momento. Con su nivel de consciencia actual.

Aceptarlo, mientras sigues plantando tu semillita.

 

Así que hoy, como ciudadana del mundo, te doy las gracias por tus esfuerzos en intentar crear una mejor sociedad. Y te pido que por favor sigas poniendo de tu parte. Aunque te enfades. Aunque te disgustes con la gente. Aunque a veces te den ganas de ir tú también a tu bola.

Sigue así, buena persona 😉

Un abrazo,

Ainoa

PD: Si te apetece recibir reflexiones como esta, vente a mi newsletter, que es gratis

 

¿Quieres trabajar conmigo?

Si te has sentido identificado con lo que he escrito y deseas solucionar tu problema, escríbeme para reservar tu primera sesión de coaching a mitad de precio (38€).

Nos veremos por videoconferencia durante 60 minutos para trabajar tu asunto. Sin compromiso.

Y si deseas continuar conmigo, resolveré tus dudas sobre el servicio que más se ajuste a tus necesidades

Si vas a hacer una consulta para que te ayude con un tema puntual, adquiere mi servicio Coaching Express.

 

¡No te pierdas estos artículos!

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo

Share on facebook
Share on pinterest
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email