10 Errores a evitar para superar una ruptura (1º parte)

corazon-luz-amor

Las rupturas amorosas son como tormentas que pueden aparecer en cualquier momento, sobre todo si se había ido acumulando tensión entre vosotros

Por desgracia veo a menudo parejas que deciden separarse al terminar una oposición o un doctorado, tras dar el “sí, quiero”. Cuando comienzan a convivir, después de mudarse a otro país o al regresar a casa (cuando la distancia geográfica se torna insoportable). Tras la llegada de un hijo, después de superar una enfermedad, al enfrentar la pérdida de un ser querido, o en general, tras vivir cambios significativos en la vida.

Estas situaciones pueden convertir la -ya de por sí difícil- ruptura en un desafío aún mayor, ya que se combinan con un torbellino de emociones y eventos que sacuden los cimientos de la persona. 

 

El esfuerzo por superar la ruptura y la presión por recuperarse rápido

 

Superar una ruptura es un proceso que requiere un esfuerzo significativo, y a menudo puede sentirse como si tuvieras que escalar el Everest.

Desde el momento en que te despiertas por la mañana, la sensación de vacío puede ser abrumadora, y el simple acto de levantarte de la cama ya parece una hazaña.

La presión por volver a estar bien rápidamente es una carga que muchas personas experimentan. La sociedad a menudo nos insta a “superarlo” y “seguir adelante” en un tiempo récord, como si las emociones pudieran ser controladas a voluntad. Esto puede llevar a sentimientos de insuficiencia y autocrítica, cuando, en realidad, cada persona tiene su propio ritmo de sanación.

 

Además, afrontar actividades que solíamos hacer junto a la pareja puede ser muy doloroso. El temor a la soledad, la sensación de que algo falta en tus experiencias diarias y la nostalgia por momentos compartidos pueden hacerte retroceder. Sin embargo, estas emociones son una parte natural del proceso.

Te animo también a leer este artículo sobre cómo funcionan las fases del duelo y este otro artículo sobre el tiempo que tardarás en superar tu ruptura y cómo hacerlo mejor.

 

 

10 errores que cometes al dejar una relación, que hacen que se alargue tu sufrimiento:

 

Tan importante es lo que hacemos, como lo que no hacemos. Así que, si quieres superar cuanto antes tu ruptura amorosa, evita:

 

  1. Aislarte: Cuando lo estamos pasando mal, a veces deseamos meternos en la cueva y no tener que hablar con nadie, pero el aislamiento solo intensificará tus emociones negativas. Mantén tus relaciones sociales y busca apoyo emocional.

     

  2. Obsesionarte: Evita dar vueltas constantes a la ruptura y a las razones detrás de ella. Obsesionarte solo prolongará el proceso de curación. En lugar de ello, enfócate en el presente y en tu bienestar futuro.

     

  3. Buscar venganza: La venganza es un acto destructivo que no te llevará a ninguna parte. Evita dañar a tu ex o a ti mismo con acciones impulsivas y negativas. En lugar de ello, busca maneras saludables de liberar la ira y el resentimiento.

     

  4. Idealizar el pasado: Mirar hacia atrás e idealizar la relación que tuvisteis puede dificultar que superes a tu ex. Acepta que hubo razones para el fin de la relación y que el pasado ya no es tu presente.

  5. Utilizar distracciones destructivas: Evita recurrir al alcohol, las drogas u otras distracciones nocivas como una forma de afrontar el dolor. Estos pueden ofrecer alivio temporal, pero no ayudan en el proceso de curación a largo plazo, y pueden acabar trayéndote otros problemas.

     

  6. Iniciar una nueva relación de inmediato: Saltar a una nueva relación rápidamente puede ser un intento de llenar el vacío emocional y huir del dolor, pero rara vez conduce a una recuperación saludable. Date el tiempo necesario para sanar antes de entrar en una nueva relación.

     

  7. Descargar tu dolor en redes sociales: Evita expresar tu dolor, enfado o frustración en redes sociales de manera pública y despectiva. Esto puede perjudicar tu imagen y tu proceso de sanación. Además atraerás a cotillas que no aportan nada bueno a tu vida. Además, así solo bajas tu energía, retroalimentas tu odio y generas mal rollo alrededor. Comprendo que duele mucho y necesitas sacarlo, pero hay otras maneras mejores y más elegantes. Si sientes una gran necesidad de hacer esto, pregúntate que puede haber detrás (quizás necesidad de recibir apoyo o atención, puede que sea una provocación, una llamada de atención a tu ex para hacerle reaccionar,…)

     

  8. Culparte a ti mismo: No te machaques por la ruptura. Las relaciones son responsabilidad de ambas partes, y auto-culparte sólo dañará tu autoestima. Acepta que las cosas no funcionaron y sigue adelante. Eso si, es muy recomendable revisar lo que ha sucedido para sacar aprendizajes y lecciones valiosas (sobre todo respecto a ti, a cómo está tu autoestimatu forma de vincularte y de relacionarte).

  9. Mantener contacto constante con tu ex: Seguir hablando entre vosotros como si nada pasara, puede dificultar la sanación. Incluso puede ser un síntoma de codependencia. Establece límites saludables y, en la medida de lo posible, reduce el contacto para permitirte sanar y crecer por separado.

     

  10. Apresurarte a olvidar: No tengas prisa por borrar todos los recuerdos de la relación. De hecho, no se trata de eso la recuperación. Las cosas que habéis vivido siempre van a estar en tu memoria, son parte de quien eres, de tu historia. Se trata de procesar, sanar y limpiar lo que sientes acerca de esta persona y vuestra relación. Y para eso necesitas trabajo interior y tiempo. Acepta tus emociones y permítete sentir el duelo. El tiempo es un aliado en este proceso, no un enemigo.

Recibe mis reflexiones semanales + la masterclass gratuita de bienvenida, para que logres cambios reales y duraderos.

 

Conclusión

Querido lector, sé que estás pasando por un momento desafiante en tu vida. Las rupturas amorosas suelen sacudir nuestro mundo y hacernos sentir muy vulnerables, perdidos y abrumadores. La prisa por recuperarte rápidamente y el miedo de enfrentar la vida sin esa persona que solía estar a tu lado pueden parecer obstáculos insuperables.

Pero quiero que sepas que, aunque este camino puede ser difícil, no estás solo. Las emociones que estás experimentando son completamente naturales, y todos, en algún momento de nuestras vidas, hemos atravesado el túnel oscuro de una ruptura.

La sanación no es un proceso lineal ni puede acelerarse a voluntad. Tómate el tiempo que necesitas para comprender tus emociones, para aprender de esta experiencia y para descubrir una versión más fuerte y auténtica de ti mismo. El esfuerzo que pones cada día es un paso hacia la recuperación.

Recuerda que eres valioso, mereces la felicidad y el amor en tu vida. Aunque el futuro puede parecer incierto en este momento, y por muy oscuro que te parezca el presente; siempre hay luz al final del túnel.

Confía en ti mismo y en tu capacidad para superar este desafío. Tu cerebro es mucho más sabio de lo que crees, y está deseando ponerte a salvo, que estéis bien. Ayúdale a procesar toda esta información lo mejor posible. Ámate y cuídate mucho. Cuando menos lo esperes, estarás en un lugar donde las heridas se habrán convertido en cicatrices y habrás encontrado la paz interior.

No te pierdas la segunda parte de este articulo para descubrir más errores a evitar.

Te envío un cálido abrazo.

Con cariño, Ainoa

¿Quieres trabajar conmigo?

Si te has sentido identificado con lo que has leído y quieres solucionar tu problema, escríbeme para reservar tu primera sesión de coaching a precio reducido (38€).

Nos veremos por videoconferencia para trabajar tu asunto. Sin compromiso.

Y si deseas continuar conmigo, resolveré tus dudas sobre el servicio que más se ajuste a tus necesidades

¡No te pierdas estos artículos!

Tom cruise cara rara

Tom Cruise sin paracaídas

Al igual que el actor, a veces te pones en una versión que “no pareces tú”, pero tienes derecho a estar mal… y hoy te ayudo a recuperar tu brillo con estos dos recursos gratuitos

Léelo>>

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo

Recibe mis reflexiones semanales + la masterclass gratuita de bienvenida, para que logres cambios reales y duraderos.