AutoconocimientoDesarrollo personal

Ejercicio de Higiene Emocional (AUDIOS)

Limpieza-higiene-emocional-mental
Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Quieres escuchar a la vez este artículo? ¡Pues dale al play!:

A lo largo de nuestra vida, cerramos muchas etapas y comenzamos otras nuevas.

 

Los humanos necesitamos los rituales para poder hacer este proceso de cambio, y darnos cuenta de que algo ha cambiado y tenemos que amoldarnos a lo nuevo y dejar atrás lo vivido.

 

Por eso mismo hacemos ceremonias, fiestas y rituales (desde casarnos, hacer la despedida de soltero/a, celebrar el año nuevo y los cumpleaños,… hasta hacer el cambio de armario cuando cambiamos de estación)

 

Pero también es el motivo por el que enterramos a nuestros difuntos; nos cortamos el pelo o cambiamos de look tras una ruptura sentimental, metemos sus cosas en una caja para quitarlas de la vista; renovamos nuestro currículum tras terminar un contrato laboral o haber sido despedidos, etc.

 

Estos ritos de higiene mental son importantes no sólo a nivel cultural y social, sino sobre todo para nuestro cerebro. Nos ayudan a colocar cada “cosa” (cada emoción) en su lugar y seguir avanzando.

 

Así que cuando llegamos a un ocaso, es buen momento para pensar qué nos llevamos de la etapa que termina, qué hemos aprendido, qué dejamos atrás. Y qué queremos vivir, experimentar y sentir en esta nueva fase que se abre ante nosotros.

 

Esta reflexión, que nos llevará unos pocos minutos, la podemos hacer además a final de añocada domingo, y cada noche antes de irnos a dormir.

 

Otro buen momento es al final de las vacaciones. Hemos desconectado durante unos días de nuestra rutina, hemos vivido cosas diferentes, y estamos más creativos. Así que, aprovechando esa visión algo más fresca y objetiva de nuestros asuntos, podemos recapitular y hacer balance de lo personal y lo laboral, de todo lo que tenemos por hacer y de cómo lo estábamos haciendo hasta ahora. Además podemos aprovechar para idear nuevos plannings, ponernos nuevas metas (como el típico “en cuanto vuelva, me apunto al gimnasio“).

 

Hoy te animo a hacer esto mismo con cada aspecto de tu vida, siguiendo este ejercicio. Porque la limpieza e higiene mental es necesaria para limpiar nuestro “disco curo” emocional, y dejar de cargar cosas que ya no nos aportan. Vamos, que si la mismísima Marie Kondo se metiera en tu cabeza, estaría orgullosa de ti 😉

 

Limpieza-emocional-mental

 

Limpieza interna

 

Te propongo revisar los aspectos fundamentales de tu vida. Las personas que forman parte de ella. Los asuntos que requieren tu energía mental y vital. Y los que no la requieren necesariamente, pero te la están robando.

¡Es hora de barrer y ordenar!

 

Imagina que entras en una habitación, y enciendes la luz.

 

Ves a tu alrededor que hay un montón de archivadores con papeles. Hay cajas y objetos sueltos.

Todo ello representa tus asuntos y las personas que forman parte de tu vida.

 

Ejercicio práctico

 

Para hacer la criba y re-colocación, tómate un rato para estar solo y conectar contigo mismo. Apaga el móvil y evita tener distracciones. Si puedes, túmbate relajadamente a oscuras, o con luz tenue.

 

Visualiza claramente esa “habitación” mental. Puedes escribir después todas tus conclusiones si lo deseas. Identifica esos asuntos y personas concretas.

 

desorden

 

Y ahora piensa, sobre cada uno de ellos:

  • ¿Cómo está mi “habitación”?
  • ¿Qué sensación me produce?
  • ¿Está limpia?
  • ¿Considero que está ordenada?
  • ¿Está como a mí me gustaría que estuviese?
  • ¿Veo cosas por en medio, amontonadas?
  • ¿Cómo está el suelo? ¿Y las estanterías?
  • ¿Está todo en su sitio?
  • ¿Respeta una jerarquía, un orden de importancia?
  • ¿Es justo que “eso” esté ocupando un puesto tan importante en mi mente?
  • ¿Desde hace cuánto tiempo está “eso” ahí?
  • ¿Siento que sobran asuntos¿ ¿Y personas?
  • ¿Creo que están exactamente donde les corresponde?
  • ¿Qué prioridad les estoy dando en mi vida?

 

Y es que, a menudo, nos llenamos la mente con temas que nos hacen daño innecesariamente. Nos preocupan más de la cuenta y nos obsesionamos dándoles vueltas, sin conseguir nada productivo. Sólo sufrimiento, frustración y a veces hasta enfado…

¿Quieres escuchar la continuación del artículo? ¡Vuelve a darle al play! 

¡Continuemos con el ejercicio práctico!

Recuerda que puedes hacerlo a final de año, y siempre que necesites tener orden mental y emocional. O que desees dejar atrás situaciones, emociones y relaciones que no te estén sumando.

Si has hecho bien la primera parte del ejercicio, habrás logrado mayor claridad sobre el estado general de tu “habitación” (tu mente y tu corazón).

A lo mejor has descubierto que tienes exceso de “cosas” (personas, asuntos, emociones, situaciones,…).

O que no les estás dando el lugar que se merecen dentro de tu mente.

 

¡Cuestiónatelo todo!

Pues bien, el segundo paso para salir del desorden mental, es cuestionarte TODO:

  • ¿Cuantas horas he invertido en preocuparme/pensar/tratar de solucionar o controlar este asunto?
  • ¿Del 1 al 10: en qué medida lo he conseguido?
  • ¿Qué nivel de importancia tiene en mi vida diaria (del 1 al 10)?
  • ¿En qué me influye o repercute?
  • ¿Y si yo no hiciera nada? ¿Si lo dejara tal como está (sin mi influencia)? ¿Qué consecuencias tendría?
  • ¿Qué satisfacción o qué frutos consigo dedicándole un lugar tan importante en mi habitación?

 

 

agua-recurso

 

Y las mismas preguntas te las puedes hacer con respecto a las personas:

  • ¿Es justo que Fulanito ocupe este lugar tan relevante?
  • ¿Qué me ha aportado a lo largo de mi vida él/ella?
  • ¿Y qué le he aportado yo? ¿Está ahora mismo nuestra relación en equilibrio?
  • ¿Cómo me hace sentir?
  • ¿Estamos en una relación de simbiosis, en la que ambos ganamos? ¿O es más de tipo parasitario?
  • ¿Estoy valorando a Fulanito adecuadamente?
  • ¿Qué otro lugar podría darle en mi “habitación”?
  • ¿Qué sucedería si lo hiciera? ¿Cómo creo que cambiaría nuestra relación?

 

Proceso continuo

Este PROCESO de limpieza mental es muy profundo y duradero.

Son preguntas cuyas respuestas pueden tardar en llegar. Incluso a veces pueden doler… Pero es inmensamente satisfactorioliberador y necesario.

Igual que cuando haces limpieza en casa, no se hace en diez minutos (si se hace bien). Hay que supervisarlo y revisarlo de vez en cuando. De hecho, te recomiendo que hagas este proceso al menos un par de veces al año. Por ejemplo, en Junio y Diciembre.

equilibrio-emocional-piedras

¡Pero cuidado, eh!

Que puede que llegue un momento en el que se te vaya “la pinza”, te pongas a “barrer” como loco, sin pensar objetivamente. Llevado por la euforia de verlo todo “limpio y despejado” (eliminando relaciones o situaciones de forma descontrolada)

O al revés. Puede que te dé tanta pena (miedo) desprenderte de situaciones y personas, que termines dejando casi todo tal y como estaba

Pide ayuda

Por ello, es importante que en esa “limpieza mental” cuentes con la ayuda de un buen profesional.

Alguien que te guíe y te acompañe durante el proceso, que te ayude a no mirar para otro lado cuando tengas ganas de hacerlo (cosa muy tentadora, cuando descubrimos temas que nos desagradan).

Necesitas a alguien que te haga ser objetivo en esta tarea de reestructurar tu vida, tarea en la que es difícil no verlo todo desde tu propio prisma.

después su ayuda será más necesaria y valiosa todavía. Cuando empieces a ponerte en marcha y a hacer efectivo todo aquello de lo que te has dado cuenta. Será quien te guíe para que seas asertivo e implementes esos cambios de forma sutil y elegante, sin causar más daños de los necesarios.

Con todo ello, te darás cuenta de muchas cosas liberadoras. Poco a poco irás viendo tu “casa” más ordenada, sana y limpia.

Y una vez hayas “re-decorado” tu vida, podrás empezar con energías renovadas. Con la mente clara y repleta de fuerza.

El comienzo fresco que tanto necesitabas

¡Feliz etapa nueva! 🙂

orden-limpieza

PD1: Seguramente habrás notado que el orden físico ayuda mucho con el orden mental y emocional. Si tienes tu casa hecha un desastre y nunca encuentras nada, no sólo pierdes tiempo y energía. Seguramente tu cabeza esté igual. Por eso, te recomiendo que trates de mantener un cierto orden y limpieza en tu casa, en la oficina, etc. ¡Póntelo fácil!

PD2: Si no tienes ahora “la cabeza bien amueblada”. Si crees que debes poner orden y dejar ir ciertos asuntos. Pero te duele demasiado y no sabes cómo hacerlo… Confía en mí para ayudarte.

Tienes una sesión gratuita de media hora por videoconferencia para que nos conozcamos y podamos ver si soy la persona indicada para ayudarte, así que pide cita sin compromiso:

¡No te pierdas estos artículos!

Deja un comentario

Ai hop Coaching te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario serán tratados por Ainoa Espejo Álvarez como responsable de esta web.
La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.
Legitimación: Consentimiento del interesado.El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.

  • Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano (proveedor de hosting de Ai hop Coaching) dentro de la UE. Ver política de privacidad de OVH.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@ aihopcoaching.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
    Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://aihopcoaching.com, así como consultar mi política de privacidad.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.