AutoconocimientoDesarrollo personal

Tu balance del año: ejercicio práctico enfocado en tus metas

propósitos-metas-objetivos-año-nuevo

¿Quieres escuchar este artículo? ¡Dale al play! .

En esta época está todo el mundo como loco haciendo balance.

Las empresas hacen su cierre del año… La tele y los periódicos recopilan noticias y eventos del año…

¡Y es que no es casualidad! Porque necesitamos ir cerrando etapas. Sentir que avanzamos y que tenemos cierto control sobre nuestra vida.

 

Fin de etapa

 

De vez en cuando es fundamental echar la vista atrás y ver el camino que hemos recorrido. Sobre todo para sacar aprendizajes y conclusiones valiosas.

Lecciones que nos ayuden a mejorar, para ser cada vez más sabios y más eficientes. Ir haciendo mejor las cosas, de forma más fluida, con menor esfuerzo y menos meteduras de pata.

En definitiva: ¡evitarnos sufrimiento y ganar en felicidad!

Te dejo estos dos ejercicios para limpiar tu mente y este otro para darle la bienvenida al año nuevo como se merece.

Con ellos (más el ejercicio que te cuento a continuación) tendrás un completo “ritual” para entrar con buen pie en el año nuevo y conseguir todo lo que te propongas.

 

Ejercicio práctico

 

Ahora que vamos a cerrar un periodo, es un buen momento para recordar todo lo que ha pasado este año en tu vida.

 

Esta dinámica la puedes hacer en cualquier momento de tu vida en el que sientas que necesitas cerrar un ciclo para comenzar una nueva etapa de forma limpia, con ilusiones renovadas.

 

 


Vas a hacer el ejercicio completo tres veces, dividiéndolo en las áreas importantes de tu vida:

  1. Personal
  2. Social-familiar
  3. Laboral

 

Toma papel y lápiz, elige un lugar tranquilo donde puedas estar cómodamente a solas durante un rato, y ponte a recordar este tiempo de atrás.

Como te decía, piensa primero en cómo ha ido en cuanto a tu desarrollo personal (cómo de a gusto te sientes con la persona que eres, si crees que este año has madurado y has mejorado tu autoestima).

Después piensa en tus relaciones (familia, amigos, conocidos, personas del trabajo,…).

Y por último, recuerda cómo ha ido respecto a tu trabajo o proyectos laborales

 

Para cada una de estas tres áreas, analiza y detecta:

  • Cosas que han ido muy bien este año.
  • Aquello que no ha ido nada mal.
  • Cosas que podrían haber estado mejor.
  • Lo que ha ido bastante mal.

 

 

coche-espejo-retrovisor

 

Después, plantéate estas preguntas con respecto a todo lo que acabas de analizar:

 

  • De todo ello: ¿qué depende de mí, qué estaba en mi mano?

 

  • ¿Qué podría haber hecho para evitarlas, mejorarlas o hacer que fueran de una manera distinta?

 

  • ¿Realmente me corresponde a mí? ¿Qué parte de responsabilidad real tenía yo?

 

  • ¿A qué me comprometo yo, qué voy a hacer el año que viene para que no me vuelva a suceder aquello que no deseo?

 

  • ¿Qué voy a hacer a partir de ahora para que suceda aquello que deseo atraer a mi vida?

 

  • Estas son todas las cosas que me gustaría que se produjeran este próximo año…

 

  • Y todas las cosas que me gustaría lograr por mis propios méritos antes del 31 de diciembre del año que viene (o la fecha que te hayas propuesto)

 

  • Esto es lo que necesitaré (externo a mi) para alcanzar mis metas (ejemplo: comprarme equipación deportiva, buscar recetas, apuntarme a un curso, contratar a un profesional,…)

 

  • Estos son los recursos internos que necesitaré para conseguirlos. (ej: constancia, organización, fuerza de voluntad, creer en mi mismo, dejar de auto-sabotearme, adquirir buenos hábitos… )

 

 

escribe-metas-propósitos-objetivos

 

De esos recursos que has sacado en la última pregunta, analiza:

 

  • Los que ya tengo.

 

  • Recursos que aún no poseo, pero puedo conseguir (¿de qué manera los voy a lograr? ¿cuándo, cómo y dónde?)

 

  • Aquellos que están muy lejos o fuera de mi alcance (¿cómo puedo sustituirlos o salvar su falta? Hazte un “plan B” por si no pudieras conseguirlos)

 

 

Visualiza tu año

 

Para terminar, tómate unos minutos para visualizar tu futuro. Tu próximo año.

 

Cierra los ojos e imagina todo lo que quieres atraer a tu vida en esta nueva etapa. Mírate a ti mismo haciendo todo lo necesario para construir esa realidad. Levantándote temprano por la mañana, vistiéndote, yendo a donde tengas que ir y haciendo los esfuerzos que te hayas propuesto, interactuando con las personas que estén en ese escenario,…

Observa a ese “yo del futuro” con una sonrisa enorme en la cara, con una energía resplandeciente, tan orgulloso y satisfecho de si mismo que nada ni nadie le puede parar.

Siéntete lleno de abundancia, repleto de felicidad. Rodeado de los tuyos, compartiendo y viviendo momentos inolvidables.

Mírate a ti mismo con una expresión facial plena y serena.

Siéntete tal y como deseas sentirte.

Ahora…

¡A por ello! Haz que se convierta en realidad

 

bienestar-tranquilidad-felicidad

 

¡Te deseo una muy feliz etapa nueva!

Que venga cargada de sueños, de propósitos cumplidos, felicidad, calma, equilibrio, crecimiento, sabiduría, satisfacción personal y relaciones plenas.

Un abrazo enorme,

Ainoa

¡No te pierdas estos artículos!

mujer-espejo-autoestima

Aumenta tu autoestima

La relación que tienes contigo mismo es la más larga que tendrás en tu vida. No puedes escapar de ti, así que más vale que te gustes y te lleves bien contigo

Leer Más >>